lunes, 24 de marzo de 2008

Pumawel en la feria del libro 2008

Los espero el viernes 25 de Abril en el stand de la editorial Dunken a las 21:00 hs
Con gusto firmaré sus ejemplares.



"_En todos los planos hay diversos entes, como tú y yo; también los hay con otras cualidades. Algunos de ellos querrán controlarte; para evitarlo, tendrás que utilizar tus conocimientos, aquellos que traes de tu memoria ancestral. Tu conciencia podrá permanecer expectante o adormilada. Eso puede ser tu salvación o tu perdición. O la utilizas para ingresar por los senderos de la sabiduría y del conocimiento humano, o te dejas encerrar por el círculo de los automatismos de la vida. Enfrentarás opciones y deberás elegir entre diferentes caminos. Evoluciona, o quédate como estás, esa es tu decisión."
Teluj

UNA AVENTURA IMPRESIONANTE EN EL PARQUE NACIONAL NAHUEL HUAPI

Hugo Payen, mediante una regresión mental en el tiempo inducida por un grupo de almas compañeras, lo llevarán al siglo XVII, para ir detrás del mito de la ciudad perdida de los Césares. Junto a los vuriloches, recorrerá las comarcas que hoy están comprendidas dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi. Seguirá un camino de autoconocimiento, comprendido por los cuatro pasos iniciáticos: El del guerrero, el del mercader o negociador, el del sacerdote, el del Mago o Brujo. Como parte de ese camino, y a través de arquetipos de la mitología mapuche y tehuelche, se enfrentará a la problemática del bien y del mal, así como a los demonios y espíritus enraizados en su inconciente. Hugo se verá tentado en su honestidad, lo cual será un determinante en el desenlace de la historia. Este libro invita a cuestionar los límites de la realidad fijada por el paradigma Newtoniano-Cartesiano.

Datos personales

Antes que hablar sobre el "ser", preferiría hablar sobre la experiencia de "ser", específicamente las que tuvieron influencia en la novela. La zona del Parque Nacional Nahuel Huapi tuvo y tiene un atractivo muy especial. He pasado vacaciones y realizado muchas caminatas por esas montañas, disfrutando aquellos paisajes que me producen, hasta el día de hoy, un efecto sorprendente. Fue inevitable que surgiera el sentimiento de que algo mío estuvo allí alguna vez. Luego vinieron los tiempos de investigar sobre sus habitantes, su historia, costumbres y creencias. Pero cada vez que volvía a esos sitios, parecía que incitaban la inspiración para relacionr la fantasía con la realidad, contemplando otras características que pueden tener el espacio y el tiempo.