domingo, 18 de mayo de 2008

Pumawel en la 34a Feria Internacional del Libro

Estuvimos el viernes 25 de Abril, con poco público, probablemente porque era fin de mes.


Sin embargo, los últimos días, la feria tuvo una buena concurrencia.


Allí estuvimos los días 11 y 12, y pudimos llegar a la gente para comentarles de qué se trata la novela.
Algunos de los personajes estuvieron presentes a través de las representaciones artísticas realizadas por Verónica y David.

Parte del público que se acercó al stand de la editorial, escuchó atentamente algunos comentarios y explicaciones sobre parte del contenido, y se llevó un ejemplar firmado por el autor.
Inclusive, tuvimos un reportaje realizado por la periodista Esmeralda, para radio FM Plus 88.1 MHz de Quilmes.

¿Y vos?... ¿Qué esperas para conseguirte un ejemplar de Pumawel?

No hay comentarios:

UNA AVENTURA IMPRESIONANTE EN EL PARQUE NACIONAL NAHUEL HUAPI

Hugo Payen, mediante una regresión mental en el tiempo inducida por un grupo de almas compañeras, lo llevarán al siglo XVII, para ir detrás del mito de la ciudad perdida de los Césares. Junto a los vuriloches, recorrerá las comarcas que hoy están comprendidas dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi. Seguirá un camino de autoconocimiento, comprendido por los cuatro pasos iniciáticos: El del guerrero, el del mercader o negociador, el del sacerdote, el del Mago o Brujo. Como parte de ese camino, y a través de arquetipos de la mitología mapuche y tehuelche, se enfrentará a la problemática del bien y del mal, así como a los demonios y espíritus enraizados en su inconciente. Hugo se verá tentado en su honestidad, lo cual será un determinante en el desenlace de la historia. Este libro invita a cuestionar los límites de la realidad fijada por el paradigma Newtoniano-Cartesiano.

Datos personales

Antes que hablar sobre el "ser", preferiría hablar sobre la experiencia de "ser", específicamente las que tuvieron influencia en la novela. La zona del Parque Nacional Nahuel Huapi tuvo y tiene un atractivo muy especial. He pasado vacaciones y realizado muchas caminatas por esas montañas, disfrutando aquellos paisajes que me producen, hasta el día de hoy, un efecto sorprendente. Fue inevitable que surgiera el sentimiento de que algo mío estuvo allí alguna vez. Luego vinieron los tiempos de investigar sobre sus habitantes, su historia, costumbres y creencias. Pero cada vez que volvía a esos sitios, parecía que incitaban la inspiración para relacionr la fantasía con la realidad, contemplando otras características que pueden tener el espacio y el tiempo.